Perú y el día que logró su histórico triunfo sobre Bolivia en la altura de Oruro

Perú, en 1975, venció 1-0 a Bolivia a 3 mil 735 m.s.n.m. Es la única victoria que la bicolor logró en territorio altiplánico. El histórico gol lo marcó “Cachito” Ramírez.

Perú y el día que logró su histórico triunfo sobre Bolivia en Oruro

Fue una tarde que Perú jugó a lo grande en Oruro. Sin temor a la altura, al frío, a la marcada hostilidad del público, a la cancha llena de huecos a los inconvenientes de último momento. Un triunfazo inédito en una condición que jamás habíamos podido superar y, lamentablemente, no volvimos a repetir.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: WWE Raw EN VIVO ONLINE FOX SPORTS 2: Roman Reigns y Braun Strowman encienden el cuadrilátero

Fue el 27 de julio de 1975, en el estadio José Bermúdez de Oruro, una ciudad boliviana de 3,735 metros sobre el nivel del mar. Imposible ganar allí, donde el oxígeno se agota en cuestión de minutos, donde la cabeza pareciera reventar. Sin embargo, Perú lo hizo.

Choque correspondiente a la primera fase de la Copa América. Perú venía de empatar 1-1 con Chile en Santiago y jugaba su segundo partido consecutivo en calidad de visita. El empate no era mal negocio, pero Perú fue ambicioso.

El gol de “Cachito” Ramírez llegó apenas a los 16 minutos, luego que el “Verdugo” aprovechara un extraordinario servicio del “Nene” Cubillas. Los bolivianos, heridos en su amor propio, intentaron la reacción jugando al pelotazo, pero ahí apareció la figura del golero Otorino Sartor quien se transformó en el más grande escollo para los locales.

NO TE LO PIERDAS: Cristian Benavente habría donado 25 mil dólares en víveres para los afectados del huaico

Luego Bolivia equivocó el camino. Frustrados por no saber y poder contrarrestar el buen juego de la bicolor, recurrió a la violencia para cortar los avances peruanos.

El pitazo final del juez Ducatelli, sorprendió a un equipo peruano buscando el segundo para así asegurar la victoria.

LA ANÉCTODA

En 1975, el perú era gobernado por una Junta Militar, la misma que evaluaba “amateurizar” al deporte. Luego de la derrota por 0-6 con Ecuador en un amistoso en Quito, los militares, que había encargado al seleccionado a la Asociación y no a la Federación, tomaron la decisión: Si la selección  hacía nuevamente un papelón en la altura, se acababa el profesionalismo en el fútbol; incluso ya se había diseñado un torneo donde el campeón de la Copa Perú representaría a nuestro país en la Libertadores.

Los jugadores sabían que podían ser los “salvadores” de nuestro fútbol y así lo hicieron: ganaron en la altura y la decisión de los militares quedó en nada.

Síguenos en Facebook

Fútbol Internacional