20 de Noviembre del 2012 | 13:44 h

Hablar de goles es hablar de Ibrahimovic

La estrella del fútbol sueco tiene nombre propio: Zlatan Ibrahimovic, cuya imponente estatura de 1,94 m, capacidad goleadora, talento, técnica para retener el balón y destreza le permitieron ganarse el sello de crack a nivel mundial.


Nació hace 31 años del matrimonio balcánico entre el bosnio Sefik y la croata Jurka. Natural de Mälmo, un barrio de inmigrantes yugoslavos, “Nibo” jugó fútbol por primera vez a los ocho años en las menores del FBK Balkan.


Sin embargo, cuando cumplió 15 años estuvo a punto de abandonar el fútbol para completar sus estudios secundarios. Fue entonces cuando su padre lo disuadió en tal decisión.


Debutó profesionalmente en 1996 con Mälmo FC, club de la máxima categoría sueca donde firmó su primer contrato profesional. Luego de cinco temporadas espectaculares fichó por Ajax de Holanda, donde fue nominado a Mejor Delantero Joven de Europa el 2002.


El 2004 Juventus se fijó en él gracias a sus golazos y desembolsó 24 millones de dólares para asegurarlo. Ganó dos Scudettos, pero el escándalo de corrupción en la “Vecchia Signora” provocó que “Ibra” deje Turín y se mude a Milán para jugar en el Inter, por una  cifra de 16 millones de dólares.


De “nerazzurri” “Ibra” demostró ser un monstruo en el área rival. Con la llegada de José Mourinho el 2008, el sueco explotó su capacidad goleadora.

 

Su gol acrobático ante Bologna fue considerado como el Mejor del Año. Luego fue elegido Mejor Jugador y Mejor Jugador Extranjero del Calcio. Mañana no te pierdas su paso en Barcelona.

Te puede interesar

RESULTADOS