11 de Enero del 2018 | 6:0 h

Le sacacanas

sao Paulo está descontento con el “profesionalismo” de Cueva y optó por contratar a un brasileño del Fluminense de 24 años. Gareca se jala los cabellos.

trabaja calladito, a un costado del campo, sin dejarse notar, bueno, por ahora es mejor esconder los “rollitos” propios de las vacaciones y entregarse a las rutinas hasta recuperar la cintura.

Claro, para la directiva del Sao Paulo, el caso Christian Cueva no es para matarse de risa y dejarlo pasar como agua, no, allá lo miran de reojo, lo cuestionan entre cuatro paredes, debaten sobre su profesionalismo, es decir, los temas de siempre.

Utilizar a su representante como mediador -además fue quien solicitó el permiso del jugador por una semana señalando “asuntos personales”- no es lo más inteligente. Los directivos se cansaron de comprenderlo. Así la “rompa” en el campo. Sao Paulo -dicen- no tiene jugadores privilegiados.

Las campanadas de alerta se activaron con la contratación de un tal Gustavo Scarpa, un zurdo de 24 años, la joya de Fluminense, que actúa en el puesto de “Aladino”. Sao Paulo lo tiene asegurado. Es decir, Cueva se alinea o tendrá que buscarse otro equipo.

Tal situación ha preocupado a Ricardo Gareca. Porque se trata de su “10”, de uno de los motores ofensivos de la selección. Pederlo por temas extradeportivos sería fatal para la selección en el año del Mundial. •

Gareca o una comitiva técnica podría visitar a Cueva en Sao Paulo.

Te puede interesar

RESULTADOS