9 de Agosto del 2010 | 17:37 h

Grones tienen su “jale”

Su cariño por la blanquiazul creció y no quería irse sin dejar huella. El volante paraguayo Edgar González se reintegró ayer a las prácticas y pudo cumplir el deseo de su hijo Ezequiel, quien apuró su retorno.

 


“Le tengo un gran cariño a este club, pero lo que más me inspiró para volver fue mi hijo que se hizo hincha de Alianza Lima. En Paraguay todos los días me decía cuándo vamos a entrenar a Matute y eso influyó mucho”, señaló el “Negro”, quien tendrá una ardua competencia para ganarse el puesto con la llegada de Paolo de la Haza.

 


“En Alianza estamos para pelear y ganarnos un puesto. Me agrada que lleguen buenos jugadores al equipo, porque si están aquí es por algo”, indicó el guaraní que espera saltar al campo antes de la liguilla.

 


“No estoy al cien por ciento, pero trabajaré fuerte para ponerme a punto. Creo que en un par de partidos ya estaré a las órdenes del técnico”, sentenció.
Por su parte, Miguel Curiel reconoce que su corazón es rosado, pero no esconde un anhelo que atesoró desde su infancia: jugar en Alianza. La “Garza” practicó por primera vez en Matute y fue feliz.

 


“Desde niño siempre soñé jugar por Alianza. Me recibieron muy bien. Acá me encontré con un buen grupo y con amigos como Salomón y Donny”, señaló Curiel, quien trabajará con perfil bajo para ganarse un nombre con los grones.

 


“Trabajo con perfil bajo, pero eso no quita que sienta una motivación muy grande de lograr cosas importantes con la camiseta de Alianza. Mi nombre lo trataré de hacer crecer con esta casaquilla, que me quedará bien”, acotó el ex porteño en su nueva casa. “No hay mucha diferencia con el Callao, aquí también se escucha la salsa”, apuntó.

Te puede interesar

RESULTADOS