Juan Carlos Bazalar: El hombre de hierro que lidió y superó muchas adversidades

Juan Carlos Bazalar es un guerrero de la vida que derrotó a cuantos demonios se le cruzaron en el camino. 

Juan Carlos Bazalar es un guerrero de la vida que derrotó a cuantos demonios se le cruzaron en el camino. 
Juan Carlos Bazalar es un guerrero de la vida que derrotó a cuantos demonios se le cruzaron en el camino. 

Redacción :

Libero

23 May 2020 | 20:50 h

Juan Carlos Bazalar es esa clase de hombre al que la vida azotó con un sinnúmero de desgracias, pero que lejos de arruinarse, salió ganador como el héroe con escudo y espada de las series populares de Netflix que están nutridas de épicas batallas y que generalmente presentan finales gloriosos. ‘Juanca’ enfrentó hasta  al Hades, dios del inframundo, y tuvo éxito. Su historia es de película. Hoy la letal COVID–19 apareció con su manto oscuro para infringir temor a sus días, sin embargo, existe la certeza de que el haz de luz que lo iluminó toda su vida sabrá protegerlo.

PRIMERA TEMPORADA: casi deja el fútbol por una lesión

Juan Carlos Bazalar hizo su debut en el fútbol profesional el año de 1987 vistiendo la casaquilla de Universitario de Deportes, club al que llegó por entusiasmo de su tío Lucho Cruzado, mundialista de México 70. Era un volante con gran despliegue en el campo y de panorama de juego único, virtudes que presagiaban se convertiría en el gran jugador que fue. Durante su camino aparecieron varios abismos pero jamás se cayó. El año 92’ empezó todo. Se fracturó el quinto metatarsiano del pie izquierdo y se vio forzado a no jugar durante un año, tiempo durante el cual las ideas de querer dejar el fútbol eran eco constante en sus oídos, felizmente las logró persuadir.

SEGUNDA TEMPORADA: La tifoidea en la selección

Al año siguiente, de vuelta en el fútbol, ‘Juanca’ tras su buen rendimiento en Universitario, fue convocado a la selección por el técnico Vladimir Popovic. Participó en amistosos internacionales disputados en los Estados Unidos y en el Ecuador, hasta que una enfermedad interrumpió su ascenso franco en el cuadro bicolor que afrontaría eliminatorias de cara al mundial de Estados Unidos 94’. “Volviendo de Quito tenía fiebre alta, dolor de cabeza y falta de apetito”, señaló. Había contraído la tifoidea. “Tanto me había costado llegar para que una tifoidea me vuelva a sacar de las canchas y alejarme de la selección”, apuntó con sumo dolor.

TERCERA TEMPORADA: CLAE

Esa misma adversidad que lo marcaba a presión en el fútbol, cruzaría la línea para seguirlo en la vida misma. Mientras yacía en su cama en pleno proceso de recuperación por la enfermedad de tifoidea, el ‘todo terreno’ se enteró por los noticieros que el gobierno intervenía a CLAE, entidad donde millones de peruanos perdieron su dinero por estafa y él era uno de ellos. “Fueron momentos terribles porque perdí mucho dinero, estaba enfermo y no podía jugar”, declaró en los diarios de aquella época que le dieron cobertura total al sistema de ahorros piramidal que fundó Carlos Manrique y llevó la desgracia a los hogares peruanos.

CUARTA TEMPORADA: La pérdida del hijo

El año 97’ Bazalar fue llamado nuevamente a la selección, ésta vez por el técnico peruano Juan Carlos Oblitas. Horas antes del partido con Ecuador por las eliminatorias a Francia 98’, en el cual tenía la posibilidad de jugar suspendidos José Pereda, Juan Jayo y Roger Serrano, la adversidad otra vez lo atenazó con total fuerza. Lo llamaron desde casa por el fallecimiento de su pequeño hijo Juan Carlos después de 28 días de nacido. “Nació con muchas complicaciones”, declaró triste. Desde entonces le dedicó cada uno de sus goles con el dedo apuntándole al cielo, como aquella tarde en la calurosa ciudad de Talara cuando Alianza Lima goleó 5-0 a Atlético Torino y aseguró el título nacional después de 19 largos años de búsqueda intensa.

QUINTA TEMPORADA: derrotó a la muerte

El ahora técnico de fútbol el año 2015 doblegó a la muerte. Fue a pasar una consulta médica por una gastritis y el médico tras una revisión exhaustiva le comunica que su cuadro era de gravedad. Le diagnosticaron cáncer al estómago. Sus hijos Alonso, Paolo, Sebastián y Mathías, fueron su fuerza; la esposa, doña Cecilia “Chichi” Aróstegui, el amor puro que lo supera todo. “Al ingresar a la operación tuve miedo de no volver a despertar, pero gracias a Dios fue un éxito”, señaló. La intervención quirúrgica fue difícil y explicó con lujo de detalles. “Me quitaron el cien por ciento del estómago y me unieron el esófago con uno de los intestinos. Me quitaron 56 ganglios y así erradicaron el cáncer. Gracias a Dios no hice quimioterapias”, apuntó.

SEXTA TEMPORADA: COVID-19, la nueva amenaza

Cuando parecía que nunca más se toparía con el infortunio luego de todo lo complicado que pasó a lo largo de su vida, el pasado 21 de mayo Juan Carlos Bazalar confesó ser portador de la letal COVID– 19. A través de su cuenta de Twitter el actual entrenador del Credicoop San Román que juega la Copa Perú, con un nudo en la garganta escribía así: “El día de hoy estuvimos a punto de regresar de Juliaca a Lima en vuelo humanitario como parte del plantel y fuimos sometidos a pruebas rápidas (COVID 19) dando positivo doce integrantes incluido mi persona”. La publicación no tardó en ser viral y las palabras de aliento inundaron su publicación. Hoy, mientras ‘Juanca’ atraviesa periodo de aislamiento, nosotros también nos unimos a la oración para que una vez más venza a la adversidad y prosiga la leyenda portando la bandera de la victoria.     

Video recomendado

Te puede interesar

RESULTADOS