9 de Septiembre del 2018 | 8:13 h

Competir no basta

La selección peruana tendrá un duro examen ante Alemania, el cual servirá como un impulso moral para los dirigidos por Ricardo Gareca.

Creditos : Líbero

Llegó la hora de la verdad. Un partido que más allá de ser una prueba, puede servir como el envión anímico que necesita la selección para ratificar que puede competir contra los rivales más puntados y también para demostrar que se les puede ganar.


Ya sabemos que Perú juega bien, que se le planta de igual a igual a cualquier rival. Solo falta un triunfo, una victoria que nos diga “caramba, no solamente competimos, también ganamos”.


La tarea, obviamente, no será sencilla. El “Tigre” Gareca tiene que afinar detalles puntuales como la salida de la defensa y la definición. No podemos perdonar ante este tipo de rivales porque nos “matan”. A Perú no le sobra nada, no tenemos margen de error, por eso hay que concretar las opciones generadas.


Todo hace indicar que Raúl Ruidíaz tendrá varios minutos. Que demuestre que puede reemplazar a Paolo Guerrero.

Te puede interesar

RESULTADOS