Erick Osores: Burga, el idóneo

28 Oct 2014 | 6:28 h

¿Es Burga el causante del fracaso del fútbol peruano? Es demasiado título, pero sí es el responsable mediático. ¿Es entonces el causante de los fracasos de la selección? Lo asume como herencia, pero tampoco se le puede cargar toda la culpa. ¿El bajo nivel de los torneos profesionales le atañen? No, los dirigentes de los clubes son autónomos, ellos han hecho, y con esmero, del fútbol un auténtico mamarracho y en el que él tiene poco que ver.


¿Entonces de qué se le acusa? Burga es un personaje importante en la búsqueda de culpas ante el atraso. Es la descarga a la bronca, el desfogue de la afición que no comprende que este marasmo es grave y profundo.


¿Entonces “Manuelito” es una víctima? Está muy lejos de serlo. Manuel Burga es un caradura, capaz de aceptar toda crítica por motivos que no guardan relación con el progreso del fútbol. Burga es un empleado de la FIFA con beneficios envidiables. Un bufón que termina riéndose del que cree se burla de él. Personaje construido para aguantar, disimular, callar y atesorar lo propio y lo ajeno.  NO ES UN DIRIGENTE, es un negociante.


 Aunque el cambio de cabeza mejoraría el ambiente y la percepción del aficionado, en el fondo el fútbol peruano seguirá inerte por los próximos diez años, con o sin él. Sacarlo será una victoria moral porque los que están afuera pueden resultar más peligrosos. Burga es el presidente idóneo para el sistema podrido en el que vivimos.

Te puede interesar

RESULTADOS