Sporting Cristal: Ídolos de la Raza Celeste

Desde su fundación, en el año 1955, han pasado varios y grandes jugadores por el club rimense, pero sólo algunos lograron la distinción de ser ídolos.

La página oficial del club Sporting Cristal, presenta y homenajea a 9 de sus más grandes futbolistas e ídolos, que vistieron su camiseta.

FÉLIX ALBERTO GALLARDO MENDOZA

Alberto Gallardo debutó profesionalmente el 10 de setiembre de 1960, jugando contra el Mariscal Sucre, con victoria cervecera por 3-1. Su primer gol lo marcaría en la octava fecha, en el empate a dos goles con el Sport Boys.

En 1961 se consagra goleador del torneo con 16 tantos. Uno lo marcó en la victoria de 2-0 sobre Alianza Lima en la definición del título. Fue campeón con Sporting Cristal en 1961, 1968, 1970 y 1972. Y tuvo el privilegio de entrenar y ser campeón con el equipo profesional en el torneo de 1988.

Clasificados a la Copa Libertadores de 1962, un 20 de febrero Alberto Gallardo marcó un gol en la primera victoria copera de Cristal, cuando se imponen al Racing de Argentina por 2-1. A partir de este encuentro se impuso un imbatible récord histórico en la Copa Libertadores al mantenernos 17 partidos invictos.

Jugó hasta los 37 años, desde entonces y hasta que lo sorprendió la muerte -un 19 de enero de 2001 a la edad de 60 años-, consagró su vida a forjar a las nuevas generaciones de ídolos del Sporting Cristal, convirtiéndose en el corazón que impulsa a La Raza Celeste.

JORGE ANTONIO SOTO GÓMEZ

Por su correr encorvado se ganó el apelativo de “Camello”; por su desempeño en los campos y sus magníficos goles se ganó el rótulo de ídolo de La Raza Celeste. Jorge Antonio Soto Gómez fue un jugador versátil, que se acomodó en todas las posiciones del frente de ataque y volante por las bandas.

Fue uno de los principales caudillos y capitán del Sporting Cristal, equipo en donde actuó 14 temporadas, tiempo en el cual se consagró como el máximo anotador en la historia del club y el que más partidos defendió a la celeste: marcó 175 goles en 566 encuentros, entre torneos nacionales e internacionales. Es uno de los jugadores más representativos de los años 90, con la selección disputó 101 encuentros internacionales.

Tricampeón con Sporting Cristal en los torneo 1994, 1995 y 1996, al año siguiente fue subcampeón de la Copa Libertadores 1997. Obtuvo otros dos títulos nacionales con la camiseta celeste en el 2002 y 2005.

Su último gran homenaje por parte del club lo recibió en La Noche de la Raza Celeste, el 2 de febrero de 2013 en que Cristal goleó al Danubio de Uruguay.

ORLANDO DE LA TORRE CASTRO

Nació para ser un caudillo. Jugador de raza, se impuso en el terreno de juego a base de fuerza y destreza. Orlando de la Torre se enfundó la camiseta del Sporting Cristal desde muy joven, debutó profesionalmente a los 17 años y fue zaguero central del equipo durante 15 temporadas, alcanzando en este lapso de tiempo los campeonatos nacionales de los años 1961, 1968, 1970 y 1972.

Fue uno de esos defensores predestinados para bañarse en las mieles del éxito. En su primer año con el Sporting Cristal, “Chito” de la Torre se coronaría campeón. 1961 fue un año muy especial para el club, pues Sporting Cristal cosecharía el título absoluto bajo la conducción técnica de Juan Honores, pero además campeonó en reservas, juveniles e infantiles.

Su consolidación llegaría de la mano del emblemático Didí, que además de conducirlo a su segunda corona en 1968, al lado de otros grandes jugadores como Alberto Gallardo, Eloy Campos, Roberto Elías, Víctor Fernández, Anselmo Ruiz entre otros. Luego el propio Didí lo llevaría a la selección nacional, disputando el Mundial de México 70.

ROBERTO CARLOS PALACIOS MESTAS “CHORRI”

Fue un futbolista que en 20 años de fructífera carrera profesional no sólo se erigió como el ícono más popular de la última generación de La Raza Celeste, sino que su idolatría fue más allá de la camiseta celeste, fundamentalmente por su gran aporte a la selección nacional. Roberto Carlos Palacios Mestas, simplemente el “Chorrillano” está en el pedestal más alto del Sporting Cristal. Sumó un total de 357 partidos en ligas locales y 43 en las internacionales.

Roberto Palacios es un luchador nato, siempre supo sobresalir pese a las dificultades; incluso por sus características físicas algunos creían que podían tumbarlo fácilmente, sin saber que detrás de ese físico se escondía un verdadero león del campo. Desde su debut un 20 de octubre de 1991 ante el Deportivo Municipal en el Estadio Nacional, el “Chorrillano” fue fundamental en la obtención de los títulos nacionales de los años 1991, 1994, 1995 y 1996.

Pero no sólo se le recordará levantando la Copa, sino también llorando como un niño tras ayudar a evitar el descenso del equipo el año 2007. Resaltamos su gran entrega con la bicolor en sus 128 partidos que jugó por la selección.

ELÍAS FERNANDO MELLAN HEREDIA

Si bien sus primeros pasos deportivos los dio con el Mariscal Sucre, fue en el Sporting Cristal donde estuvo destinado a brillar con luz propia desde que el mítico entrenador brasileño Didí lo pidió, en 1968; ese mismo año tuvo la fortuna de salir campeón. En su carrera cosechó en total cuatro campeonatos nacionales, los de 1968, 1970, 1972 y 1979.

Fue la prensa argentina la que lo bautizó como “El Cóndor”, al quedar impresionada con su gran juego aéreo y buen desempeño en la zaga.

Fue parte de una generación de brillantes jugadores, como es el caso del máximo ídolo del Sporting Cristal e inseparable amigo Alberto Gallardo, Eloy Campos, Orlando de La Torre, Roberto Elías, Víctor Fernández, Anselmo Ruiz entre otros. Fue además seleccionado, integrando el equipo nacional que por méritos propios clasificara al Mundial de México 70.

Desde su retiro del fútbol activo consagró su vida al trabajo del fútbol formativo, potenciando las divisiones menores que son actualmente uno de los pilares fundamentales del club de La Raza Celeste.

JULIO CÉSAR DE ANDRADE MOURA “JULINHO”

Julio César de Andrade Moura, simplemente Julinho es un jugador histórico del Sporting Cristal con el que consiguió cuatro campeonatos nacionales en los años 1994, 1995, 1996 y 2002, además que fue subcampeón de la Copa Libertadores de América el año 1997.

En el año 1994 fue el segundo goleador del equipo que fue bautizado como "La máquina celeste", convirtiendo en esa temporada con 14 goles. El año 1995 se consagra bicampeón nacional, goleador del equipo con 23 anotaciones y fue elegido mejor jugador del campeonato peruano.

Fue durante el torneo Apertura del año 1999 que alcanzó los 100 goles con la camiseta del Sporting Cristal. Julinho es el goleador histórico de Sporting Cristal en la Copa Libertadores de América, ya que junto a Jorge Soto cada uno registra 15 tantos. Su carisma lo llevó a convertirse en uno de los jugadores más queridos de La Raza Celeste. Julinho jugó durante 11 años por el Sporting Cristal y desde entonces se quedó instalado en los corazones de los hinchas cerveceros.

ALFREDO QUESADA FARÍAS

Jugó durante 18 años consecutivos por el Sporting Cristal, siendo este el único club que defendió en su fructífera carrera futbolística. Ostenta seis títulos nacionales, de los años 1968, 1970, 1972, 1979, 1980 y 1983. Alfredo “El Flaco” Quesada Farías, es uno de los principales íconos de La Raza Celeste.

Alfredo Quesada llegó desde su natal Talara a Lima y a los 13 años ya alineaba por los calichines del cuadro cervecero. Sus primeros pasos como futbolista fue en la posición de delantero. Con el paso de los años, cuando se consolida como volante de primera línea, sus orígenes como atacante le permitieron ser un adelantado a su época y por ello en su generoso derroche de energías siempre se le veía rompiendo las líneas para lanzarse al ataque.

No sólo su exquisito juego le permitieron a Alfredo Quesada convertirse en uno de los máximos íconos de La Raza Celeste, sino su determinación firme de jugar exclusivamente por el Sporting Cristal pese a jugosas ofertas que recibiera a lo largo de su carrera de equipos como Fluminense de Brasil, San Lorenzo e Independiente de Argentina.

JULIO CÉSAR URIBE FLORES “EL DIAMANTE”

Fue tan hábil con los pies que de su otra pasión deportiva, el boxeo, sólo conservó el alma del luchador. Julio César Uribe Flores es la expresión más pura y genuina de lo que es un jugador de La Raza Celeste: de exquisita técnica, gran potencia física e inteligencia, un “10” con mucho panorama y gol que le valió ser reconocido en el mundo como “El Diamante”.

Hincha acérrimo del Sporting Cristal, cuando a los 12 años se le abrieron las puertas de la institución para aprender el ABC del fútbol se sintió en la gloria y no desperdició ninguna oportunidad para destacarse por encima de los demás.

Tiene en su palmarés el bicampeonato 1979-1980, además de las coronas de 1988 y 1991; esta última fue la última temporada que defendió la camiseta celeste antes de volver a Colombia, país donde se le recuerda por su paso en los equipos Junior de Barranquilla, América de Cali, Independiente Medellín y Envigado. Su carrera internacional la inició en el Cagliari de Italia (82-85) y también lo llevó por México en donde actuó por el América (campeón en la temporada 87-88) y Tecos.

JULIO CÉSAR BALERIO “EL VIEJO”

En 1993 enmudeció a la Hinchada Celeste cuando, atajando por el Deportivo Sipesa, impidió que el Sporting Cristal siga en carrera al título de la liguilla final. Pero fue tan grande su trabajo que días después la dirigencia de La Raza Celeste lo reclutó en sus filas, en una de las decisiones más importantes con enormes réditos deportivos. El uruguayo Julio Cesar Balerio llegó al Sporting Cristal decidido a retribuirle al club por la amargura que le provocó en 1993.

Y el “Viejo” cumplió con creces pues estuvo impecable defendiendo la valla rimense, erigiéndose en un líder dentro y fuera del campo, ofreciendo la seguridad al plantel para jugar en gran forma y brillante estilo, alcanzando el histórico tricampeonato de 1994, 1995 y 1996, además de ser fundamental en la clasificación a la gran final de la Copa Libertadores de 1997.

Desde su llegada, en 1994, hasta que se retiró del equipo en 1998 como subcampeón nacional. Balerio se convirtió en uno de los jugadores de mayor idolatría del equipo, no solo por lo que aportó a la celeste, sino a la propia selección cuando abrazó la nacionalidad peruana.

Síguenos en Facebook

Fútbol Peruano