Escándalo Qatar 2022: Bin Hammam, el multimillonario que sobornó a la FIFA para conseguir sede

Mohamed Bin Hammam pagó casi de 4 millones de dólares a una treintena de dirigentes de la FIFA para asegurar la sede del Mundial 2022 para Qatar.

19 Jun 2019 | 9:45 h

El multimillonario qatarí Mohamed Bin Hammam es el principal artífice que Qatar sea el país anfitrión de la Copa Mundial FIFA de 2022, pero su acción fue del todo ilegal: sobornó a una treitena de dirigentes de la FIFA para asegurar la designación para su país.

Remontémonos hasta el 2 de diciembre de 2010 en donde el presidente de la FIFA de ese entonces, Joseph Blatter, anunciaba oficialmente los organizadores de los Mundiales 2018 y 2022. El dirigente suizo sorprendió con las nominaciones en aquella noche.

Las candidaturas para la Copa Mundial de 2018 estuvieron más que reñidas. Por un lado, se presentaron dos asociaciones (Bélgica-Holanda y España-Portugal), mientras que dos presentaciones en solitario auguraban su elección.

Cuando todo se creía que la fiesta del mundo volvería a Inglaterra (una de las candidatas para el año 2018) después de 1966, Blatter sorprendió al relatar que Rusia sería finalmente la nación encargada de organizar el evento más importante en el fútbol.

Luego de la polémica decisión, seguía la designación de la sucesora de Rusia 2018. Dentro de las candidatas se encontraban, Australia, Estados Unidos, Corea del Sur, Japón y Qatar. Se presumía que los norteamericanos volverían a acoger la fiesta después de 16 años (1994), sin embargo, Qatar, con una población de un poco más de 1.6 millones de personas, fue escogida finalmente.

¿Cómo es que Qatar logró ser designada como organizadora del Mundial 2022?

Mohamed Bin Hammam fue el hombre clave en esta elección. Primero, pagó 1.1 millones de euros a un ex vicepresidente de la FIFA. Luego, 'contribuyó' con 150 mil euros a presidentes de 30 asociaciones de fútbol y a otros tantos de países africanos. En total, 3.6 millones de euros invertidos en la candidatura.

Luego de conocerse todo el escándalo en 2011, Bin Hammam fue suspendido de por vida por el Comité de Ética de la FIFA por haber sido partícipe en hechos de corrupción. Joseph Blatter, ex presidente de la FIFA y que votó por EE.UU., calificó de alto riesgo la designación de Qatar.

El directivo suizo se basó en la alarmante cifra que arrojaba el país oriental en aquel momento: casi mil nepalíes muertos por pésimas condiciones de trabajo, que según los reportes, estaba muy cerca de la esclavitud de siglos anteriores.

A ello hay que agregar que el clima de Qatar no ayudaría a que el Mundial se celebre en junio y julio, fechas tradicionales: finalmente, se terminó alterando el calendario y se escogieron noviembre y diciembre de 2022.

Un dato adicional es que el ex presidente de la UEFA, Michel Platini, votó por Qatar y tras recibir críticas entorno a su preferencia, refutó resaltando los méritos de la nación de Medio Oriente, así como de la renta per capita que posee: es la más alta del planeta.

"Mi corazón me indica votar por Inglaterra, pero solo votaría por el país de Europa que me dé la mayor cantidad de votos para Qatar. Como qatarí tengo que hacerlo por mi país", fue el discurso de Mohammed Bin Hammam a uno de los directivos de FIFA en un lujoso hotel de Johannesburgo en el año 2010: ofreció su ayuda a los candidatos para el Mundial 2018, pero a cambio pedía el 'apoyo' para el 2022.

Fuentes: The Guardian (2014) // BBC (2014) // The Times (2014)

Te puede interesar