Espermatozoides más antiguos del mundo son encontrados en Birmania

Los espermatozoides "gigantes" datan de hace 100 millones de años. Estos pertenecen a un ostrácodo que mide menos de un milímetro y aún existe.

La especie de crustáceo sigue existiendo y vive en océanos, lagos y ríos del mundo.
La especie de crustáceo sigue existiendo y vive en océanos, lagos y ríos del mundo.

Redacción :

Libero

16 Sep 2020 | 14:58 h

Un nuevo hallazgo científico ha asombrado a la humanidad y se ha vuelto viral en redes sociales. Un grupo internacional de paleontólogos descubrió unos espermatozoides fosilizados que datan de hace 100 millones de años, convirtiéndolos en los más antiguos encontrados hasta la fecha. El impresionante resultó de analizar un ámbar y fue reportado en Birmania.

Según lo publicado en la revista científica Journal of Royal, este miércoles 16 de setiembre, el estudio liderado por el doctor Wang, de la Academia china de Ciencias, señala que el espermatozoide pertenece a un minúsculo crustáceo que hasta el día de hoy vive en los océanos, ríos y lagos del mundo.

El animal es un ostrácodo llamado Myanmarcypris hui, especie que existe desde hace 500 millones de años y mide menos de un milímetro. Habitaron desde el periodo Cretácico, que comenzó hace 145 millones de años y terminó hace 66, y los estudios indican que, los crustáceos estudiados, probablemente quedaron atrapados en un cúmulo de resina de árbol.

Allí fue donde encontraron el ámbar, el cual se encontraba en posesión de un coleccionista, pero que en el 2017 fue entregada al doctor Wang para que estudie la importante pieza.

De esta manera, se descubrió que los espermatozoides pertenecen a un espécimen hembra que fue fecundada antes de quedar fosilizada en el ámbar. Asimismo, estos espermatozoides son ”gigantes” debido a que medían cuatro veces más que el mismo macho.

“Esto equivaldría a (un espermatozoide) de 7.30 metros saliendo de un hombre de 1.70 metros, es decir, hace falta mucha energía para producirlos. Este hallazgo nos ha permitido corroborar la hipótesis de que los espermatozoides gigantes ya existían desde hace 100 millones de años”, explicó Renate Matzke-Karasz, coautora del estudio, a la agencia AFP.

“Es impresionante porque exige un esfuerzo importante por parte de los machos y de las hembras y no olvidemos que numerosos ostrácodos pueden reproducirse de manera partenogenética, es decir, sin macho. La reproducción sexual con espermatozoides gigantes debe de tener ventajas sobre la reproducción asexual”, culminó.

Video recomendado

Te puede interesar

RESULTADOS